Antoine Sartre muere atropellado en la estación de metro de Denfert Rochereau en París. La policía francesa concluye de forma apresurado que ha sido un suicidio. Lejos están de imaginar que este hecho luctuoso está relacionado de forma directa con la colisión del Alejandría y el Mesana en aguas del estrecho de Gibraltar unos meses atrás.

Jacinto Reyes, perito especializado en accidentes marítimos, cincuentón, bebedor, recién divorciado y un tanto escéptico con lo que le pueda deparar la vida, es enviado para tasar los desperfectos producidos en el Mesana. Lo que parecía a priori una investigación rutinaria se complica de manera espectacular por la aparición de una red mafiosa que intentará ocultar un secreto que atesora uno de los barcos implicados. Sin embargo no va ser éste su mayor reto porque en ese viaje, en el que regresa a la ciudad en la que pasó su juventud, tendrá que enfrentarse a una mujer a la que conoce demasiado bien, Alicia.

Páginas vistas en total

viernes, 2 de julio de 2010

ACER AGENCIA LITERARIA

Le escribo con motivo de la obra que nos envió.
Lamentamos comunicarle que, tras el examen
de su obra, hemos desestimado
su representación.

Confiamos en que pueda ponerse en contacto
con alguna editorial o con otra agencia
literaria que
pueda asumir la representación de su trabajo.

Le agradecemos, no obstante, que se haya
dirigido a nuestra agencia y le deseamos
suerte en su carrera como escritor.

Reciba un cordial saludo,

Departamento de lectura.

7 comentarios:

  1. Bueno, Antonio. Cartas de rechazo como esas las hemos recibido muchos de nosotros, y lo que más molesta, creo, es la impersonalidad con la que están realizadas, ¿verdad? Por eso, si recibes algún rechazo que te pone a parir, o que señale aspectos negativos de tu obra, aunque duela y te subas por las paredes, léelo con atención días despuñes.
    Quizá te sirva.
    Mucho ánimo, estamos todos en el camino.

    ResponderEliminar
  2. Ánimo, Antonio, hay que seguir en la brecha. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Los profesionales en esto señalan que es muy importante que tu libro encaje en lo que la editorial suele publicar. Que eso es lo más importante de todo a la hora de tener una mínima posibilidad.
    Cree en ti, y disfruta de lo que haces.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Creo que lo importante es escribir, sentirse bien haciéndolo, y tratar de que tu novela se la mejor del mundo. Lo demás vendrá solo, a veces, sin que te lo propongas. No pierdas la fe en ti mismo, Antonio, tu momento llegará.

    Un abrazo,
    Blanca

    ResponderEliminar
  5. Mira yo trabajo y he trabajado para varias agencias, y la gente se piensa que somos la panacea, cuando en verdad tienen el mango por la sartén las editoriales, y muchas contactan directamente con las editoriales sin permiso del autor, lo que es más lamentable y es de mercenarios, tu obra la habrán tanteado en alguna editorial y te la habrán rechazado, es por lo que ni ellos mismos pueden publicar lo que quieren, solo lo que el momento precisa y el editor de X editorial precisa.

    ResponderEliminar
  6. Y lo que es más lamentable aún, se supone dichas propuestas las mandan contacto vía correo electrónico al editor, lo que esto es más lícito, algunas ni eso, las mandan por correo ordinario, lo que tú mismo podrías hacer,
    aunque esto último lo hacen más de lo que te piensas.

    ResponderEliminar
  7. Hola amigos. Yo soy catalán y siempre escribo en castellano, presenté una novela hace unos años a un concurso en la que se presentaron 104 obras, la mía quedó finalista, por supuesto que no ganó, pero tras haberla enviado a varias Editoriales, todas hasta ahora me ha dicho que es interesante, pero que yo tengo que correr con los gastos de la edición, y en dos de Tarragona, me respondieron que si estuviera escrita en CATALÁN si la editarian, o sea una excusa como otra, o lo pagamos nosotros o no hay nada que hacer. Primero a pàgar y si luego se vende como rosquillas, el mayor porcentaje sobre las ventas"que nos quieran decir" será para la editorial también.
    Un saludo amigos y adelante, que hay infinidad de salidas. Cuando una puerta se cierra se abren cuatro ventanas.

    ResponderEliminar